Uncategorized

Por una Administración Pública que se implica

Me llamo A.L.R.A. y soy funcionario del Cuerpo Nacional de Policía desde hace ya 20 años. Me gustaría relatar un poco la historia que yo he sufrido y vivido con ocasión de la necesidad de una comisión de servicios para el cuidado de familiares.

 Estoy destinado en Cantabria desde hace doce años y por motivos  de salud de familiares en primer grado, solicité en varias ocasiones una comisión de servicio para que me trasladaran a la Comisaria de Gijón. Una vez solicitada la última de ellas, pasados unos dos o tres meses, me contestan de la División de Personal negándome dicha comisión.

A finales del año 2019, mi madre comenzó a tener serios problemas de salud, que hicieron que pasara de ser una persona autónoma a otra 100% dependiente de mí las 24 horas del día los 365 días del año, ya que ha sido declarada incapacitada judicialmente de manera TOTAL Y ABSOLUTA, y yo me convertí en su tutor legal, ya que no tiene más familia.

Entre los años 2020 hasta 2023, mi vida ha consistido en hacer mis turnos de trabajo nocturnos, marchándome de mi casa a las 19:30 horas a Santander y volviendo a las 07:00 de la mañana, cuando acababa mi turno y llegando a Gijón cerca de las 09:00 de la mañana, prácticamente agotado de trabajar toda la noche y del viaje de ida y vuelta a Santander, dormía entre 2 y 3 horas al día ya que tenía que atender las necesidades de mi madre (medicación, consultas médicas, etc.) y al mismo tiempo poder conciliar mi vida como esposo y padre.

El estrés hizo que mi salud se viera afectada hasta el punto que los propios médicos a los que acudí me dijeron que, de seguir con ese ritmo de vida, podría tener consecuencias serias para mi salud. De hecho, me realizaron varias pruebas, ya que estaba teniendo síntomas, como picores por todo el cuerpo, por lo que tuve que ponerme a tratamiento y además atender mis labores como marido y padre de una niña pequeña, que en la actualidad tiene 10 años.

No desistí y volví a solicitar una comisión de servicio, ya que mi situación personal empezaba a ser insostenible. Contacté con mi delegado sindical de Jupol y gracias a ellos conseguí que la División de Personal volviera a estudiar mi situación y acabara concediéndome una comisión de servicio.

Hoy en día puedo atender a mi madre mucho mejor y mis problemas de salud van mejorando poco a poco, por lo que no puedo nada más que agradecer a la División de Personal que haya vuelto a estudiar mi caso y que me haya concedido esta imprescindible comisión de servicio.

Leave A Comment

Your Comment
All comments are held for moderation.

💬 ¿Necesitas ayuda?